de las gentes de Zahara, en Zahara

pepe

Los que venimos de vacaciones a Zahara apreciamos su luz, su playa, su belleza natural y  sobre todo apreciamos a sus gentes.

Las gentes de Zahara tienen arte para muchas cosas, cantan, bailan, pescan, llevan con mucha dignidad los sinsabores de la vida y sobre todo el arte que más y mejor dominan es el arte de hacer sentir bien al de fuera, el de tratarles como amigos.

Así,  empezamos muchos viniendo a Zahara de vacaciones para pasar después a venir a Zahara para ver a los amigos, a sus familias y compartir con ellos penas y alegrías.

La familia Manzorro Heredia  siempre ha contado con muchos amigos entre los forasteros. Muy pronto cuando  venimos a Zahara conocemos a alguno de ellos, ¡son tantos!,  y enseguida a través de ellos conocemos a sus padres, tíos  hermanos, hijos,  sobrios y primos. Todos una piña que derrocha raza, belleza y simpatía.

Yo al primero que conocí fue a Ángel cuando echábamos horas en el pollete de las Benjumeas bebiendo cervezas y hablando de botes y de pesca.  Después Fernando, Jesus, Manolete, Paco Rollo, Kiki y casi el último conocí a  Pepe.

Pepe era discreto y siempre muy atento. No tengo para olvidar no hace mucho, que como no le veía a Fernando y tenia un retrato suyo que quería regalárle, se lo di a Pepe para que se lo diese. Yo creía que en el retrato Fernando tenia la cara llena de salpicaduras de pintura y resulta que eran escamas de haber estado limpiando pescado. Semejante estupidez por mi parte se merecía por lo menos un comentario o una sonrisa jocosa, pero Pepe con mucha dulzura y consideración me dijo: no. no es pintura son escamas de pescado ¿de verdad que no te habías enterado?. Pues no Pepe, no me había enterado y te agradezco que no me llamases tonta a la cara.

Estando en la Muralla una noche del pasado mes de julio llego al Cusco a por un bocata una chica que no conocía, por la conversación y por el parecido enseguida entendí que era la hija de Pepe y Aurora. Hablaba con devoción de su padre y recuerdo muy bien una frase que dijo: daría todo todo lo que tengo por verle bailar de nuevo. Me impresionó la fuerza y el coraje con lo que lo sentía y lo decía.

Hoy cuando he visto la foto de Pepe en el Facebook me han venido a la memoria estos momentos y me ha dado pena no estar allí para poder abrazar a los amigos. Un fuerte abrazo para Manolo el gordo a quien tanto agradezco la tembladera que me regalo una mañana de julio, a Manolita su mujer no la conozco a penas pero me identifico con ella como madre. Un beso a Aurora a quien he conocido a través de las fotos de antes y de ahora. A sus hijos que seguro que verán muchas veces a su padre bailando en su corazón . Abrazos para todos los hermanos, tíos , primos y sobrinos.

Nos queda poco para volver a Zahara y compartir con todos vosotros penas y alegrías. Os queremos mucho amigos.

1 comentario en “”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s